“Vidas ejemplares” (Alaska)

Ya sean personajes históricos o héroes de ficción, siempre hay entre ellos un nexo oculto que Alaska está dispuesta identificar tras una minuciosa labor como historiadora aficionada en su programa “Vidas ejemplares”, inicialmente en Gladys Palmera y actualmente en Nanosónico.

blogger-image-1536859905¿Qué une a Divine con Tina Turner o Tino Casal?¿Y a Frida Kahlo con Don McLean, Los Rolling Stones o La Casa Azul? ¿Y al Rey Arturo con Marifé de Triana, Loquillo o Bowie? ¿Sabrán Tim Burton y Amanda Lear que hay un grado de separación en sus vidas? ¿Adivinarías el nexo entre el Sr. Spock, Prince y el dúo Family? Quizá Penelope Trip, Sigue Sigue Spuntik y los Allman Brothers ignoran que su existencia está unida a las de Arnold Schwarzenegger. Como la de Bob Esponja a los Ramones, Queen y Aviador Dro.

Las vidas ejemplares se convierten en un vodevil de vidas cruzadas en este paseo por la historia de la música.

Acerca de estos anuncios

Isabel Pantoja, esa joya semiótica

Si su figura se hubiera creado en un laboratorio para condensar la esencia del kitsch español, no hubiera salido mejor. Isabel Pantoja es una gran obra maestra del folclore cañí, hasta el punto que cualquiera diría que se trata de un personaje inventado, dada la acumulación de tópicos del folclore celtibérico que presiden su biografía.

13.-isabel-pantojaPara empezar, nació en el barrio de Triana en una familia donde su padre era letrista de fandangos y su madre bailaora. Empezó a cantar a los siete años en el cuadro flamenco de Chiquetete (su primo).  Al poco de debutar como solista, logró un hito histórico: resucitar comercial y culturalmente el género musical español por excelencia, la copla.  Se casó con el torero Paquirri en la basílica del Gran Poder de Sevilla. Lola Flores le echó una maldición por robarle el novio a su hija, Lolita. Poco después Paquirri murió de una cornada en la plaza de Pozoblanco (Córdoba) y ella se convirtió en la viuda de España. Lola Flores se apresuró en decir que no ha tenido nada que ver con la mala suerte del torero y es que los duelos de folclóricas son así. Isabel salió del luto como solo una folclórica de raza sabe hacerlo: en tromba, agitando su bata de cola y por la puerta grande: su disco Marinero de luces, compuesto por un inspirado Perales e interpretado por una desatada Pantoja, rompió récords de ventas y selló su conversión en mito artístico. Después llegarían Encarna Sánchez, María del Monte, Diego Gómez y Julián Muñoz, la rueda de platós y discotecas de Paquirrín y Chabelita, el juicio y sentencia por blanqueo y la entrada en prisión, pero para entonces Isabel ya se había convertido en una joya semiótica nacional.

Si la vida de Isabel Pantoja fuera una película, acusaríamos a su guionista de haberse pasado veinte pueblos con las exageraciones. En efecto, no hay realidad que se resista a una folclórica española. Métanla en la cárcel, si quieren, pero denle también una medalla por todo lo que ha hecho por nuestro folclore. Lo que es justo es justo.

El donjuán y la damisela

O lo que es lo mismo, José Antonio Monago y Olga María Henao. El gastó 35.000 euros en viajes, pagados por los españoles; ella se dejó querer por el PP y terminó con Carlos Muñoz, quien también la visitaba en business a cuenta de los españoles. España se pregunta: ¿también les tenemos que pagar las calenturas de la bragueta?

monago-670xXx80-1

José Antonio Monago ha dado un giro a su versión sobre la naturaleza de sus frecuentes idas y venidas a Canarias cuando era senador. Un día después de afirmar que fueron motivos de trabajo y no personales los que le llevaban allí cada 15 días en los años 2009 y 2010, ha anunciado que pedirá la relación de viajes al Senado y devolverá “hasta el último céntimo”. A un diputado por Teruel que no ha sido capaz de justificar sus desplazamientos para visitar a la misma mujer que Monago, le ha costado el cargo.

Los viajes del presidente extremeño José Antonio Monago a Canarias tenían muy poco de oficial, pese a que el PP de Extremadura y el grupo parlamentario en el Senado han tratado de taparlo. Eran viajes de carácter privado. Así lo ha asegurado la damisela con la que supuestamente mantenía en esa época una estrecha relación y por la que el líder del PP extremeño realizó esos viajes a Tenerife dos veces al mes, entre los años 2009 y 2010.

Según cuentan la  Cadena SER y el diario Público, ambos con testimonios de la propia interesada, Olga María Henao era el motivo de los frecuentes viajes de Monago a Tenerife. En total fueron 35 viajes a un coste de mercado de unos 1.000 euros por cada vuelo: 35.000 euros. Y aquí nadie dimite, ni admite que mintió, ni se sonroja cuando habla de ello.